De la búsqueda de empleo y CVs (29)

Continuando con estas reflexiones, como señalaba en la entrada anterior, leer de las «universidades corporativas»1 me recordó algunas cosas que he buscado trasmitir en esta serie de entregas y en algunas similares, en las que busco exponer el punto de vista de alguien que se desenvuelve activamente en el mercado laboral y en el entorno académico.

Tratando se resumir ese punto de vista, bremente diré que en el entorno profesional, la experiencia en un puesto o en la realización de una actividad tiene mucho más peso, al momento de evaluar candidatos, contra grados académicos alcanzados. Si el candidato cuenta además con un certificación sobre el uso de una técnica, método, tecnología o producto, cualquier grado académico sale sobrando.

La capacitación es costosa para el empleador. No sólo por la inversión monetaria que presupone sino porla inversión de tiempo y conocimiento sobre una persona que puede (y seguramete hará) emplearla a su favor para obtener un mejor puesto y salario en otra empresa (quien se ahorrá esa inversión).

Por ley, la capacitación es un derecho al que todo trabajador tiene derecho, pero por lo anterior es obvio que muchos empleadores escamotean en ello (pese a que les es de utilidad, paradójicamente) y muchos empleados se resisten a tomarla (justificándose con compromisos laborales o porque muchos saben que acuden a ella y además deben regresar al trabajo para mantenerse al día en sus proyectos).

Como sea, lo ideal para todo empleador sería que su personal estuviera ya preparado en aquello que serán sus funciones. Muchas empresas han buscado influenciar programas académicos precisamente por ello y prometiendo un espacio para ciertos egresados

Las «universidades corporativas» son una forma simple y barata de tratar de satisfacer las necesidades de las empresas, haciéndoles creer a los empleados de éstas que la empresa cuida de la formación y carrera de éstos. Lo cierto es que se trata de capacitación para una labor operativa cuya valía en el mercado será para empresas y puestos con las mismas funciones y roles per de escaso o nulo valor en términos profesionales y mucho menos académico.

 

Referencias

  1. Carolina Reyes, «Esperan un boom de universidades corporativas«, Excelsior, sección Dinero, pág. 8. Ciudad de México, 2012.11.07; URL: http://excelsior.com.mx/periodico/flip-dinero/07-11-2012/portada.pdf.
  2. Eduardo René Rodríguez Ávila, «Reflexiones de un profesor de maestríaEravila, blog, 2019.07.17. URL: https://eravila.wordpress.com/2019/07/17/reflexiones-de-un-profesor-de-maestria-13/.
  3. _____________________________, «Reflexiones sobre la innovación, su búsqueda y su enseñanza,” en «Sólo Ensayos. Antología de Jóvenes Escritores. Volumen III«, IPN, 2018. ISBN: 978-607-8085-13-2. URL: https://www.ipn.mx/innovacion/publicaciones-digitales/, https://eravila.files.wordpress.com/2019/08/soloensayovoliiiciii.pdf.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.